Home » General » Cómo arreglar y mantener cámaras y objetivos

Cómo arreglar y mantener cámaras y objetivos

2ª Parte: La limpieza

Es importante que lentes y cámaras estén limpias y se mantengan en buen estado para que rindan adecuadamente y no pierdan valor con el tiempo. He de decir que en estos artículos está implícito que compramos y vendemos material usado, es una buena práctica reparar y darle uso a cosas que ya están fabricadas. Lo que para mí no tiene valor para otra persona puede ser útil, y viceversa, claro, además de lo tremendamente positivo que es reciclar.

Para limpiar exteriormente el cuerpo de la cámara y los objetivos de polvo suelo usar un pincel. No daña en absoluto la pintura y puede acceder a rincones a los que un paño ni se acerca. Si hay un poco de grasa de las manos o queremos darle brillo lo mejor es aplicar un poco de limpiador multiuso suave, el que tenemos por casa, a un paño de microfibra que pasaremos por las superficies. En el caso de que haya suciedad más profunda podemos pasar a mayores y aplicar alcohol isopropílico al paño, pero siempre hay que andar con cuidado de no dañar la pintura. Incluso si la superficie es metálica, sin pintura, no es bueno emocionarse frotando, se puede arañar y luego es complicado dejarlo como estaba. 

Para limpiar los elementos ópticos exteriores del cuerpo de la cámara a veces hay que usar bastoncillos de los oídos (que no sean de plástico, por favor) con un poco de alcohol isopropílico. En el caso de las telemétricas el visor tiene tres “ventanas” que limpiar. 

Para los cristales hay que ser especialmente cuidadoso, es fácil arañarlos o dañar e incluso eliminar el recubrimiento que suelen tener. Últimamente estoy comprando pañitos de microfibra que vienen envasados al vacío, con lo cual hay garantía de que estén libres de químicos o partículas que pueden arruinar el objetivo. Siempre hay que usar algún líquido especialmente formulado para la limpieza de lentes. Los hay sin alcohol que funcionan muy bien aunque lo típico es usar alcohol isopropílico, que está en un 99,9% libre de impurezas y no afecta a componentes electrónicos. Se echan unas gotas en el paño y se limpia la lente haciendo una espiral desde el centro hacia el exterior muy suavemente. 

Muchas lentes clásicas se portan de maravilla en digital

También es posible desmontar el objetivo para una limpieza interior de las lentes. Si son muy modernos, sin embargo, ésta es una tarea casi imposible en muchos casos y hay que dejarlo en manos del servicio técnico. Hacen falta herramientas que no están al alcance del común de los mortales y por dentro son una maraña de cosas que no soy capaz de desmontar y montar de nuevo, además de que suelen pegar algunos componentes, siendo fácil dejarlo inservible. 

Sin embargo, los que son más antiguos parece estar diseñados para que el propio fotógrafo se encargue del mantenimiento. 

Insisto en que si creemos que nos encontramos con algún paso en el que no hay manera de seguir y el desastre es inminente lo mejor es parar. Busca información en internet, dale vueltas a la cabeza o vuelve a montar el objetivo y déjalo para más adelante cuando se te encienda la bombilla. Es mejor un objetivo un poco sucio que uno roto.

Un recurso un poco escaso pero muy útil es la búsqueda de los manuales de reparación y sobre todo tutoriales en Youtube. Hay algunos canales muy útiles, que aunque quizá no destripen el objetivo concreto que pretendemos arreglar, sí nos dan muchas ideas de cómo afrontar los problemas. La misma familia de objetivos suele tener la misma estructura interna en lo que se refiere al enfoque y el diafragma. Si sabes cómo desmontar un Canon New FD, por ejemplo, probablemente puedas hacerlo con cualquiera de la misma serie. 

A la hora de “atacar” el desmontaje del objetivo hay mil estrategias diferentes. Lo más común es que la lente frontal y la trasera tengan algún tipo de anillo de retención que hay que quitar o sea la misma lente la que vaya enroscada, y luego irán apareciendo diferentes mecanismos que tendremos que retirar. Es fundamental ir anotándolo todo y hacer fotos o vídeos del proceso, así nos curamos en salud y podremos volver atrás cuando queramos. Ya pondré algún ejemplo de un objetivo en concreto.

Para limpiar cada lente debemos sujetarla con firmeza por el borde (no olvidar los guantes) y con la bayeta de microfibra y un poco de líquido limpiador frotaremos desde el centro hacia el exterior. Con una linterna o una luz fuerte podemos ir comprobando si la limpieza es eficaz. No conviene obsesionarse si vemos que a contraluz hay un poco de suciedad. Lo ideal es que no sea así pero hay que asumir que luego ese mínimo de suciedad no va a influir en las fotos. A veces lo que limpiamos no es una lente sino varias pegadas entre sí y es posible que el pegamento con el tiempo se haya tornado un poco translúcido. Para solucionar ese problema hay que despegarlas y volver a unirlas con algún tipo pegamento óptico, pero ese es otro capítulo, sobre todo porque tengo que probarlo yo mismo primero, ya tengo todo lo necesario.

En cuanto al sensor de las cámaras digitales hace muchos años que uso la misma solución, los famosos “pec-pads” o sus variantes y líquido específico para limpieza de sensores. Las primeras DSLR no incorporaban la función de autolimpieza y eran una absoluta pesadilla. En cualquier caso es una operación muy delicada y hay que hacerla muy de vez en cuando. A veces simplemente soplando con la pera y haciendo funcionar la limpieza automática es más que suficiente, y es mejor limpiar cuatro motas en nuestro software de edición que arriesgarnos a dañar el sensor. 

Tampoco es mala idea cada cierto tiempo limpiar los contactos de las baterías en la cámara y en las propias baterías. Con una goma de borrar suele ser suficiente, y un poco de alcohol en un bastoncillo también ayuda.

En el caso de que las partes de goma de la cámara o el objetivo se vuelvan pegajosas, algo que suele pasar con el tiempo, se puede corregir en buena medida con acetona. Hay que tener en cuenta que el relieve o dibujo de las superficies se pueden borrar un poco, ya que la acetona se “come” un poco la superficie. Mucho cuidado con el resto de las superficies, mejor cubrirlas un poco con cinta para que la acetona no les afecte.

De momento creo que es suficiente. En los comentarios puedes añadir algo o preguntar lo que quieras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.