Cómo arreglar y mantener cámaras y objetivos

2ª Parte: La limpieza

Es importante que lentes y cámaras estén limpias y se mantengan en buen estado para que rindan adecuadamente y no pierdan valor con el tiempo. He de decir que en estos artículos está implícito que compramos y vendemos material usado, es una buena práctica reparar y darle uso a cosas que ya están fabricadas. Lo que para mí no tiene valor para otra persona puede ser útil, y viceversa, claro, además de lo tremendamente positivo que es reciclar.

Para limpiar exteriormente el cuerpo de la cámara y los objetivos de polvo suelo usar un pincel. No daña en absoluto la pintura y puede acceder a rincones a los que un paño ni se acerca. Si hay un poco de grasa de las manos o queremos darle brillo lo mejor es aplicar un poco de limpiador multiuso suave, el que tenemos por casa, a un paño de microfibra que pasaremos por las superficies. En el caso de que haya suciedad más profunda podemos pasar a mayores y aplicar alcohol isopropílico al paño, pero siempre hay que andar con cuidado de no dañar la pintura. Incluso si la superficie es metálica, sin pintura, no es bueno emocionarse frotando, se puede arañar y luego es complicado dejarlo como estaba. 

Para limpiar los elementos ópticos exteriores del cuerpo de la cámara a veces hay que usar bastoncillos de los oídos (que no sean de plástico, por favor) con un poco de alcohol isopropílico. En el caso de las telemétricas el visor tiene tres “ventanas” que limpiar. 

Para los cristales hay que ser especialmente cuidadoso, es fácil arañarlos o dañar e incluso eliminar el recubrimiento que suelen tener. Últimamente estoy comprando pañitos de microfibra que vienen envasados al vacío, con lo cual hay garantía de que estén libres de químicos o partículas que pueden arruinar el objetivo. Siempre hay que usar algún líquido especialmente formulado para la limpieza de lentes. Los hay sin alcohol que funcionan muy bien aunque lo típico es usar alcohol isopropílico, que está en un 99,9% libre de impurezas y no afecta a componentes electrónicos. Se echan unas gotas en el paño y se limpia la lente haciendo una espiral desde el centro hacia el exterior muy suavemente. 

Muchas lentes clásicas se portan de maravilla en digital

También es posible desmontar el objetivo para una limpieza interior de las lentes. Si son muy modernos, sin embargo, ésta es una tarea casi imposible en muchos casos y hay que dejarlo en manos del servicio técnico. Hacen falta herramientas que no están al alcance del común de los mortales y por dentro son una maraña de cosas que no soy capaz de desmontar y montar de nuevo, además de que suelen pegar algunos componentes, siendo fácil dejarlo inservible. 

Sin embargo, los que son más antiguos parece estar diseñados para que el propio fotógrafo se encargue del mantenimiento. 

Insisto en que si creemos que nos encontramos con algún paso en el que no hay manera de seguir y el desastre es inminente lo mejor es parar. Busca información en internet, dale vueltas a la cabeza o vuelve a montar el objetivo y déjalo para más adelante cuando se te encienda la bombilla. Es mejor un objetivo un poco sucio que uno roto.

Un recurso un poco escaso pero muy útil es la búsqueda de los manuales de reparación y sobre todo tutoriales en Youtube. Hay algunos canales muy útiles, que aunque quizá no destripen el objetivo concreto que pretendemos arreglar, sí nos dan muchas ideas de cómo afrontar los problemas. La misma familia de objetivos suele tener la misma estructura interna en lo que se refiere al enfoque y el diafragma. Si sabes cómo desmontar un Canon New FD, por ejemplo, probablemente puedas hacerlo con cualquiera de la misma serie. 

A la hora de “atacar” el desmontaje del objetivo hay mil estrategias diferentes. Lo más común es que la lente frontal y la trasera tengan algún tipo de anillo de retención que hay que quitar o sea la misma lente la que vaya enroscada, y luego irán apareciendo diferentes mecanismos que tendremos que retirar. Es fundamental ir anotándolo todo y hacer fotos o vídeos del proceso, así nos curamos en salud y podremos volver atrás cuando queramos. Ya pondré algún ejemplo de un objetivo en concreto.

Para limpiar cada lente debemos sujetarla con firmeza por el borde (no olvidar los guantes) y con la bayeta de microfibra y un poco de líquido limpiador frotaremos desde el centro hacia el exterior. Con una linterna o una luz fuerte podemos ir comprobando si la limpieza es eficaz. No conviene obsesionarse si vemos que a contraluz hay un poco de suciedad. Lo ideal es que no sea así pero hay que asumir que luego ese mínimo de suciedad no va a influir en las fotos. A veces lo que limpiamos no es una lente sino varias pegadas entre sí y es posible que el pegamento con el tiempo se haya tornado un poco translúcido. Para solucionar ese problema hay que despegarlas y volver a unirlas con algún tipo pegamento óptico, pero ese es otro capítulo, sobre todo porque tengo que probarlo yo mismo primero, ya tengo todo lo necesario.

En cuanto al sensor de las cámaras digitales hace muchos años que uso la misma solución, los famosos “pec-pads” o sus variantes y líquido específico para limpieza de sensores. Las primeras DSLR no incorporaban la función de autolimpieza y eran una absoluta pesadilla. En cualquier caso es una operación muy delicada y hay que hacerla muy de vez en cuando. A veces simplemente soplando con la pera y haciendo funcionar la limpieza automática es más que suficiente, y es mejor limpiar cuatro motas en nuestro software de edición que arriesgarnos a dañar el sensor. 

Tampoco es mala idea cada cierto tiempo limpiar los contactos de las baterías en la cámara y en las propias baterías. Con una goma de borrar suele ser suficiente, y un poco de alcohol en un bastoncillo también ayuda.

En el caso de que las partes de goma de la cámara o el objetivo se vuelvan pegajosas, algo que suele pasar con el tiempo, se puede corregir en buena medida con acetona. Hay que tener en cuenta que el relieve o dibujo de las superficies se pueden borrar un poco, ya que la acetona se “come” un poco la superficie. Mucho cuidado con el resto de las superficies, mejor cubrirlas un poco con cinta para que la acetona no les afecte.

De momento creo que es suficiente. En los comentarios puedes añadir algo o preguntar lo que quieras.

Hielo

Hielo con luz polarizada

Estoy experimentando con macrofotografía de cristales con luz polarizada. En este caso es simplemente agua congelada sobre un cristal.

Sólo es necesario disponer de una fuente de luz polarizada (un monitor LCD es ideal ya que incorpora un filtro polarizador), un objetivo macro con un filtro polarizador y algún elemento cristalizado. Cuando se disponen dos filtros polarizadores a 90º se anulan entre sí no dejando pasar la luz aparentemente, pero si se interpone algún material transparente entre ellos que sea capaz de desviar el plano en el que la luz es polarizada aparecen estos colores tan psicodélicos.

Cómo arreglar y mantener cámaras y objetivos

Publicado en: Cómo hacer, Fotografía 0

1ª Parte: Las herramientas

No pretendo hacer un manual sobre reparaciones y mantenimiento, simplemente voy a recopilar algunos trucos y sobre todo intentaré hacer una especie de inventario de lo que deberíamos tener para empezar a poner a punto o hacer pequeñas reparaciones de nuestras queridas herramientas fotográficas. No soy un técnico especialista en esta tarea pero poco a poco he ido haciéndome con herramientas y con la práctica he aprendido algunas cosas útiles. Pienso escribir una serie de artículos sobre este asunto y quizá me extienda en puntos que considero que necesitan un desarrollo más detallado.

No me hago responsable de los daños que puedas causarle a tu equipo. Si no estás seguro de lo que haces lo mejor es acudir a un servicio técnico de confianza. Prueba primero con cosas de poco valor o que ya pensabas tirar.

Voy a enumerar las cosas que considero imprescindibles para empezar:

  1. Destornilladores: Lo mejor es hacerse con un kit de destornilladores de precisión de los que se usan en relojería o para reparaciones de teléfonos móviles. Suelen traer multitud de puntas de todo tipo. A veces necesitaremos quitar tornillos casi microscópicos.
  2. Llave para lentes: Consiste en dos piezas metálicas con puntas que se sujetan con tornillos a una o varias piezas centrales y se pueden graduar en longitud para que encajen en unas hendiduras que tienen los anillos de retención que sujetan las lentes al cuerpo del objetivo o una especie de cilindros donde habitan un grupo de lentes. Una vez que han encajado basta con girarla para liberar la lente y poder extraerla.
  3. Llaves de goma: Son unos cilindros o tubos de goma con los que desenroscar las lentes o los anillos de retención por fricción. A veces es la única solución si no hay esas hendiduras o agujeros. 
  4. Llaves para Leica: Las llaman así pero sirven para desmontar partes de muchas cámaras clásicas, como la palanca de arrastre, oculares y la toma para el flash. No viene mal tener un juego de estas llaves.
  5. Ventosa: Para extraer con seguridad una lente es bastante útil, consiste en una ventosa con una pera que hace el vacío.
  6. Tornillo de banco para lentes: Sirve para reparar las abolladuras de la rosca para filtros, es realmente milagroso aunque su uso es bastante delicado.
  7. Pinzas: Igual que los destornilladores, un kit de pinzas de precisión nos vendrá muy bien para extraer y volver a colocar tornillos, muelles y piezas de pequeño tamaño. Insisto, a veces son tan diminutas que con los dedos no podremos manipularlas.
  8. Gafas con lupa: Hay unas estupendas gafas con lentes de aumento y luces led. Que no te dé vergüenza usarlas, facilitan la tarea muchísimo.
  9. Guantes: Los de nitrilo son excelentes, así no manchamos los cristales con la grasa de los dedos y tenemos más agarre. No es necesario usar unos nuevos cada vez que limpiemos los objetivos, obviamente.
  10. Paños de microfibra: Es importante que estén limpios, parece obvio pero hay que insistir en ello. Coloca siempre uno de mayor tamaño en la superficie de trabajo, así si salta un tornillo o cualquier pieza no llegará muy lejos. También hay paños de un solo uso que podemos recortar al tamaño que necesitemos para aprovecharlos mejor, pero prefiero los que se pueden reusar. 
  11. Pera de aire: Es bueno aplicarla en cada paso que demos, sobre todo al montar de nuevo el objetivo. Da rabia dejarnos alguna partícula o pelillo y tener que volver atrás en la tarea. Los sprays de aire comprimido no los aconsejo porque a veces sueltan aire muy frío que condensa la humedad en las superficies y a veces eso puede ser un problema.
  12. Llave para abrir botes de cristal: Sí, parece una tontería pero la uso mucho, es una manera de poder aplicar fuerza sin dañar nada. 
  13. Engrasantes: Los hay de muchos tipos, antes de aplicarlos es importante informarse de cuál es el adecuado. La parte que necesita más engrase es el helicoide del enfoque, la grasa de litio va bien ahí pero insisto en que es un asunto delicado y es mejor ser precavido. El aceite que se usa en relojería es también necesario a veces para los engranajes.
  14. Líquidos limpiadores: El más útil es al alcohol isopropílico pero a veces hay que recurrir a cosas más drásticas en el caso de tener hongos o “nieblas” en las lentes. Se usa mucho la gasolina para mecheros, sí, como lo lees. La acetona puede servir para limpiar superficies “gomosas” y podemos usar disolvente para quitar pegamento de las superficies.
  15. Limpiador de contactos: A veces la grasa con el tiempo se solidifica y hay partes que dejan de funcionar, sobre todo diafragmas y obturadores. Este spray es milagroso, basta con una aplicación y la grasa se vuelve otra vez aceitosa, aunque lo suyo es limpiarla y sustituirla por una nueva. Además no deja residuos y es dieléctrico, por lo que se puede usar sin miedo a manchar nada ni averiar ningún circuito.
  16. Bastoncillos de algodón: Imprescindibles, que no sean de plástico, por favor.
Limpiando hongos en un Canon 100 macro

He puesto enlaces a productos de Amazon procurando que sean económicos, para empezar están bien. Algunos son los que yo uso.

Por ahora creo que es suficiente. Si alguien quiere añadir algo en los comentarios será bienvenido.

Siguiente capítulo: Limpieza

Renovarse o…

El tiempo pasa y hay que hacer las cosas de otra manera, cambiar suele ser bueno. Aquí una libélula fotografiada de una manera totalmente diferente a lo habitual en mí hasta ahora.

La cámara es una Fuji X-T2. Sí, he cambiado todo (o casi todo) mi equipo Canon EOS por el sistema X de Fujifilm. Esto da para hablar mucho y supongo que lo haré en otro post.

El objetivo es un Canon FD 200mm f4 Macro, una delicia del pasado que para la macrofotografía de ciertos individuos como las libélulas es ideal. Las Fuji aceptan casi cualquier objetivo con su correspondiente adaptador, lo cual amplía las posibilidades enormemente.

La luz es natural pero modificada con un paraguas blanco translúcido de estudio. Puede parecer una locura pero con este tinglado la distancia de trabajo aumenta mucho y no se asustan demasiado, se trata de proyectar una sombra y si se hace con cuidado es  bastante fácil. Es más complicado que se queden posando al acercarle un par de flashes a veinte centímetros o menos y aun así lo he hecho cientos de veces. Es cuestión de tener paciencia, lo habitual.

Trípode. Ahora sí, es imprescindible.

Y bueno, el «focus peaking» en fotografía macro a toda máquina. Es la gran ventaja de estas cámaras, el enfoque manual pasa a otro nivel, es una maravilla.

En el EXIF no quedan reflejados los datos de diafragma ni la longitud focal, pero estoy bastante seguro de que debía ser f8 la apertura que usé.

Y poco más. Un cambio radical.

15092017-DSCF7099-2

Exposición en la sala «La Polaroid»

Publicado en: General 0

Hoy inauguro una pequeña exposición de fotos en la sala La Polaroid, en San Fernando (Cádiz). Son 15 fotos de temática urbana. La sala es pequeña y el aforo es muy limitado pero es muy acogedora. Mi agradecimiento al gran Julián Ochoa, que generosamente me ha dado la oportunidad de hacerla.

Si alguien va a ir y le apetece conocerme y hablar de fotografía que me avise por aquí o en mi Twitter y acudiré si me es posible. La exposición estará abierta mañana y tarde hasta mediados de Enero.

Callejeando

Un mapa:

Muy revelador

Para mí no tiene mucho sentido tirar carretes y dejar que sea otro el que los revele, pierde la gracia el asunto si haces las fotos, las mandas al laboratorio y te devuelven los negativos y un DVD con las fotos ya escaneadas. Para eso, casi mejor usar una cámara digital y luego aplicar unos filtros de esos que imitan la película. Esto es una exageración, claro. O no, no sé. Es broma.
El caso es que pasé mis años mozos revelando, me encantaba y tenía ganas de volver a hacerlo. Ahora, además, la cantidad de información que hay en internet sobre todo tipo de «recetas» de revelado y sus resultados facilitan la cosa muchísimo, es mucho más fácil prever los resultados. La inversión es pequeña: Un tanque de revelado, unas botellas de fuelle, una jarra medidora del chino, un termómetro digital, unas pinzas de la ropa y los productos químicos. En total para empezar unos 70 €, creo. No hay ninguna dificultad para encontrar lo necesario en Internet. Como dicen por ahí «film is not dead, just smells funny», y doy fe de que tiene un olor extraño.
Volver a usar una cámara de formato medio y un fotómetro de mano después de unos 10 años de usar exclusivamente cámaras digitales se hace un poco raro, pero enseguida te acuerdas de todo y además te das cuenta de que la fotografía digital te ha ayudado mucho a ser más resolutivo a la hora de elegir parámetros. El hecho de ver siempre el resultado de cada toma te ha hecho mucho más eficaz, esto me ha gustado mucho. También es cierto que en fotografía química te centras mucho más en lo que haces y eso también es bueno para cuando uses la digital. En suma, usar ambos sistemas simultáneamente me parece una gran idea. No es (solo) una pose, ciertamente.
En cuanto a la calidad, no, no consigo más calidad así. Es más bien el aspecto clásico que tiene una imagen química lo que la hace atractiva. Si lo que queremos es calidad y eficacia en un trabajo fotográfico tengo muy claro que la fotografía digital es la opción más sensata, pero la química tiene un no se qué que no sé yo. Es por placer por lo que hago esto.
Y bueno, aquí va un ejemplo: La Mamiya 645J con Fomapan 100 Classic, una película muy interesante. La he revelado con Kodak D-76 en 9 minutos. Para ser la primera prueba después de tantos años no estoy muy disgustado.

lavaculos-001

No recordaba lo complicado que puede ser meter una película de 120 en la espiral a oscuras, me costó un poco. Está escaneada con un Canoscan 9000f MKII y tiene algún ajuste en PS, lo normal.
Cualquier duda en los comentarios, para eso estamos.

Actualizo: Otra del mismo carrete.

lavaculos-003

Golondrina

Publicado en: Fotografía, Naturaleza 0

Podría inventarme alguna historia de miles de horas de espera en un hide pasando frío pero no, la acabo de hacer justo desde donde estoy escribiendo. Se ha posado delante de la ventana en un tendedero. Se nota la mosquitera pero no me disgusta la extraña textura que le aporta. A veces tengo suerte.

Golondrina
Golondrina

Pequeños dramas invertebrados

Una cosa extraordinaria de la fotografía macro es poder presenciar estas escenas en vivo. Son pequeños dramas para nosotros pero una lucha brutal en su escala. Aquí pongo algunas que me he encontrado durante estos años.

Para empezar, un asílido. Son moscas cazadoras de un buen tamaño, verlas en acción es impresionante, rivalizan con las libélulas en cuanto a su capacidad letal, incluso he visto alguna cazando libélulas. En este caso la presa es más modesta, una mosca común.

Asilidae
Asilidae

Las avispas icneumónidas inyectan sus huevos en otras criaturas, una vez que eclosionan las devoran por dentro, horrible. La víctima aquí es un pobre pulgón.

Ichneumonidae
Ichneumonidae

Los caballitos del diablo son otros cazadores implacables, como todos los odonatos. En este caso la presa parece una Coenosia, otro cazador impresionante y diminuto.

Zygoptera
Zygoptera

Y, por supuesto, las arañas cangrejo, que se mimetizan en las flores esperando a sus presas. En este caso una mosquita pone la guinda haciendo un globo.

Thomisidae
Thomisidae

Adiós 500px

Publicado en: Enlaces, Fotografía 6

Pues eso, que he borrado mi cuenta en 500px.
Las razones son muy simples:
La primera, este blog. Me encuentro mucho más cómodo subiendo mis fotos aquí, tengo total libertad sobre el formato, el diseño y el ritmo para subirlas. Para poder subir todas las fotos que quieras a 500px hay que pagar (y no es precisamente barato) y aunque puedes tener tu propio portfolio tiene bastantes limitaciones en cuanto al diseño, al menos yo no soy capaz de ponerlo del todo a mi gusto. Y el tema de las copias en papel lo tengo solucionado por mis propios medios.
La segunda es Flickr. Hace poco subí la misma foto a 500px y a Flickr. Por alguna razón apareció en el «Explore» de Flickr y tuvo unas 10.000 visitas en pocas horas, mientras que en 500px llegó a «Popular» y apenas pasó de las 100 visitas. Está claro entonces que si de verdad quiero darle difusión a una foto es Flickr un lugar más adecuado, aparte de que el Terabyte que ofrecen gratuitamente es una ventaja, aunque no creo que lo vaya a usar jamás. No me gusta usar Internet como método de backup, creo que es más fiable hacerlo localmente en varios discos duros y si es posible en varios lugares. Flickr me parece muy buena opción para almacenar las fotos que publicas en un blog, es fácil y te ahorras el espacio y el tráfico en el hosting que tengas.
La tercera es la parte «social» y las puntuaciones. Es un poco extraño ver fotos con más «likes» que visitas, supongo que son los que provienen de Facebook o de otras redes sociales. No me gusta, me parece una situación injusta que se destaquen fotos de esta manera, en el caso de que uno decida jugar a eso, claro, y ya no me apetece.
Y básicamente es esto, puede que me equivoque pero en el fondo es algo poco importante. Las fotos que tenía en 500px puede que las vaya publicando aquí, pero la mayor parte están ya en mi cuenta de Flickr. Me consta que hay gente haciendo lo mismo que yo, ¿qué piensas sobre esto?

Cacopsylla pyri

Estas criaturas extraterrestres son Cacopsylla pyri o psila del peral y la hormiga se alimenta de unas secreciones azucaradas que expulsan. Curiosamente no son pulgones sino hemípteros, parientes de las cigarras.

Cacopsylla pyri
Cacopsylla pyri

Esta foto la hice hace casi diez años con la EOS 300D y un objetivo invertido, de ahí el gran «aumento», ayudado por el tamaño del sensor APS, esas criaturas apenas miden dos milímetros o tres. Echo un poco de menos esa ventaja del sensor algo más pequeño, con las 5D es bastante más difícil conseguir este tipo de imágenes.

La Canon AE-1

Publicado en: Fotografía 3

Dije que iba a hablar de la Canon AE-1 que compré en Londres y ahí va, es bonita, ¿eh?

Canon AE-1
Canon AE-1

Hacía tiempo que quería una cámara de 35mm sencilla, manual y fiable, de película, se entiende, y sobre todo ¡barata!

Estuve viendo cosas de segunda mano en las típicas webs que existen para tal fin y tuve algunas experiencias extrañas, intenté comprar una Yashica Electro 35 (una magnífica cámara) pero el tipo no apareció y además se nos estropeó el coche. Seguí buscando pero el mercado de segunda mano a través de ese tipo de webs es muy raro, o no saben lo que tienen y piden un cantidad de dinero desproporcionada por arriba o por abajo (ahí hay gangas muy grandes), o están hechas polvo y piden una barbaridad de pasta porque piensan que es una moda entre gente rica, no lo sé. Además me imagino que hay quien pone el anuncio en un arrebato porque necesita dinero o es otra persona la que les obliga para quitar trastos provenientes de aficiones pasadas. También hay gente que pone el anuncio y luego se arrepiente porque era la cámara de su padre, abuelo, o de cuando eran pequeños.
Las gangas verdaderas se las deben llevar profesionales que se dedican a eso, supongo, son raras de ver y duran poco.
En fin, que hay que dedicarle mucho tiempo a buscar, llamadas, Whatsapp con gente desconocida, mosqueos, etc.
La siguiente opción obvia es eBay, ahí hay menos problemas. Yo no he tenido ninguna pega en eBay, todo ha ido bien siempre, si miras vendedores con un buen porcentaje de votos positivos es raro que te toque el día en el que decide engañar a alguien. El caso es que íbamos a ir un fin de semana a Londres y me enteré de que los sábados (no sé si los domingos también) hay un mercadillo en Portobello muy famoso porque la gente vende antigüedades, un rastro muy auténtico, aunque hay de todo, claro.

Portobello Market
Portobello Market

Pues allí estábamos. Al principio de la calle era donde había más puestos con cámaras, había de todo. Polaroids a punta pala, Kodaks Brownies, réflex de todas las marcas y alguna Leica. Un tipo tenía unos cajones llenos de objetivos y accesorios para rebuscar, como si fueran prendas íntimas de saldo. Para mí era algo emocionante, mucho mejor que la horrible experiencia de las webs de segunda mano. En uno de los puestos tenían varias Canon FD, y al final me decidí por la Canon AE-1, estaba muy bien de estado, me dejaron probarla a fondo, y además venía con un Canon FD 135 f3.5, un buen objetivo para retratos.

La Canon AE-1 fue una cámara tremendamente popular, se vendieron millones desde 1975 hasta 1983. Fue la primera cámara en llevar microprocesadores y tiene prioridad a la obturación, además de un modo manual, claro está. Es sencilla pero tiene todo lo necesario, era una de las que estaba buscando. De hecho cuando era muy joven eran éstas las que yo quería pero no eran baratas precisamente. Se puede decir que equivale a una Nikon D90 de hoy día, o algo así.

Ahí está, en la esquina superior izquierda mi Canon AE-1 antes de que me la enseñaran. El tipo era un italiano que cuando le dije que yo era español se puso muy contento. Bueno, creo que se dio cuenta de mi nacionalidad con sólo decir dos palabras en inglés.

Surtido de cámaras

Como fueron tan populares es fácil verlas en eBay a muy buen precio y en un estado excelente, pero poder toquetearla antes de comrprarla es un plus. Al poco tiempo le compré en eBay.de un Canon FD 50mm f1.8 tirado de precio y perfectamente conservado. Ya sólo le falta un angular, lo comentaré aquí si doy con él.

Y bueno, ya le he metido un carrete de Ilford HP5 y estoy haciendo fotos poco a poco. Las pondré en este blog.

¿Alguna experiencia parecida?

Enlaces

Publicado en: Enlaces 0

Las fotos más sorprendentes de 2013 según Time.

Nikon se carga la compatibilidad con baterías y empuñaduras clónicas al actualizar el firmware de algunas cámaras. Cuestionable, sí, pero hay un riesgo considerable en usar baterías de baja calidad. En cualquier caso (parece) se puede volver a poner el firmware anterior para seguir usándolas.

Insisten en fabricar un «carrete digital» que funcione con cámaras analógicas. Me imagino que algún día será verdad, o no.

Una bonita cámara estenopéica de cartón.

Y un vídeo de cómo trabajan los fotógrafos de Sport Illustrated:

Enlaces frescos

Publicado en: General 0

Están sorteando unas cámaras Lomo navideñas.

La historia de la 5D original. Yo la tengo todavía y la uso como segundo cuerpo. Sigue en forma.

Aquí se preguntan si la frase de Robert Capa de «si tus fotos no son bastante buenas es porque no te has acercado lo suficiente» sigue vigente hoy día.

Las fotos de Krisanne Johnson sobre la primera generación de raza negra «nacida libre» en Sudáfrica tras el apartheid : Mandela’s Legacy: The Born Frees

Portobello Road Market

Publicado en: Fotografía 1

Si tienes la oportunidad de ir un Sábado por la mañana a Londres no dejes de ir a Portobello Market. Y si además estás buscando cámaras antiguas, mejor todavía. Estuvimos hace un par de meses y compré una Canon AE-1 en muy buen estado, ya hablaré un poco más de ella.

Aquí una foto hecha con mi querida Fuji X10, que pasaba desapercibida entre tanto rollo vintage:

Portobello Market
Portobello Market

Fotografía macro con objetivos invertidos

Al publicar la foto de la Coenosia he recordado este artículo que escribí hace tiempo sobre la técnica que usé para hacerla y he pensado que es una buena idea publicarlo aquí:

Para aquél que quiera fotografiar lo diminuto hay diversos caminos, desde una simple cámara compacta hasta un caro equipo profesional especializado, dentro de esta variedad de opciones está el uso de objetivos invertidos en cámaras réflex.

El fundamento de esta técnica radica en que cualquier objetivo al ser utilizado de forma inversa a la habitual, se convierte en un objetivo macro en toda regla, donde debería estar el plano focal está el plano de enfoque. Esta curiosa característica de la ópticafotográfica es más efectiva cuanto menor sea su distancia focal. No hay que confundir esta técnica con otra que consiste en usar un objetivo invertido delante de un teleobjetivo con un adaptador, como si fuera una lente de aproximación. 

Pero, ¿cómo se hace? La respuesta es sencilla. Todos los objetivos tienen una rosca para filtros a la que hay que adaptar una bayoneta para poder acoplarlos a la cámara en sentido inverso a lo que sería normal. Dependiendo de la marca hay en el mercado distintas opciones, desde un simple anillo inversor hasta soluciones más completas como la que propone Novoflex, aunque sólo para Canon EOS. También está la posibilidad de construir uno mismo el anillo inversor con una tapa del cuerpo de la cámara y un filtro de rosca al que se le retira el cristal. Es muy sencillo, se agujerea la tapa con un diámetro suficiente y se le pega el filtro con un pegamento ultra fuerte.

invento 2

Los objetivos adecuados para invertirlos son los angulares, la relación de ampliación aumenta cuanto menor sea su longitud focal. Si con un 50 Mm. se puede lograr aproximadamente una ratio de 1:1, con un 28 Mm. se llega sin dificultad a algo más de 2:1. La ratio varía de un objetivo a otro dependiendo de otros factores, como la propia construcción del mismo, pero en general un angular moderado puede ser la mejor opción para llegar a fotografiar con calidad la peluda piel de una mosca. Un zoom también se puede usar, pero normalmente da menos calidad que las ópticas de focal fija. En cualquier caso es conveniente hacer pruebas con el objetivo sujetándolo a mano si hace falta para ver su comportamiento en cuanto a distorsiones y aberraciones antes de usarlo en el campo. Como es obvio los objetivos invertidos se pueden acoplar a tubos de extensión o un fuelle, aumentando la ratio considerablemente.

Esta es una tabla con las relaciones de reproducción aproximadas con objetivos manuales, puede variar de un modelo a otro y también depende del tipo de enfoque, si mueve el grupo de lentes completo al enfocar o es de tipo flotante: 

Longitud focal

Relación de reproducción

20mm

3.4x

24mm

2.6x

28mm

2.2x

35mm

1.8x

50mm

1.1x

Zoom 28-85mm

2.9x – 1/35.8x

Zoom 35-70mm

2.1x – 1/6.1x

No todo van a ser ventajas, al darle la vuelta a un objetivo se pierde por completo la comunicación entre éste y el cuerpo de la cámara, no hay control del diafragma ni autofoco, el trabajo es completamente manual. Además la distancia de trabajo es fija y escasísima, hay que acercarse mucho a los insectos (por ejemplo) y a veces resulta imposible enfocar si el diafragma usado es mayor que f8 o en condiciones de luz escasa. Otro problema es el encuadre, a veces el insecto o la flor es demasiado grande y se sale del cuadro, hay que renunciar a incluir el sujeto entero y suplir esa limitación con una composición adecuada, centrando la atención en algún detalle.

Si el objetivo carece de anillo de diafragmas en algunos modelos de cámaras es posible fijarlo manualmente con el control correspondiente y si a la vez que se pulsa el botón de profundidad de campo se suelta el objetivo quedará fijada la apertura.

En cambio, hay factores que hablan a favor de esta técnica, su reducido tamaño y peso, el bajo coste y el hecho de poder usar objetivos de distinta marca a la de la cámara. Es bastante común que al cambiar de marca, sobre todo últimamente, queden en el olvido lentes que pueden ser excelentes para este propósito. Un ejemplo, para alcanzar la mismo ratio que con un 28 Mm. invertido haría falta un objetivo macro de 100 Mm. y un juego de tubos de extensión de 68 Mm. o un duplicador. El peso es mucho mayor en la segunda opción además del precio, y al final la distancia de enfoque en macro alta acaba siendo muy poca sea cual sea la técnica usada, o en la mayoría.

El trabajo en el campo hay que tomárselo con calma, debido a las propias características del objetivo invertido es necesario replantear algunas cuestiones, sobre todo en cuanto a la iluminación. Es perfectamente factible trabajar con luz natural, con un trípode, un plato micrométrico, cable de disparo y activando el levantamiento de espejo, pero resulta muy engorroso y pocos insectos van a tener tanta paciencia. Mucho más realista es usar el flash y hay un factor que favorece su uso, la distancia de enfoque es fija. Esto significa que si se dispone de un flash (o varios) con selector de potencia y con unas sencillas pruebas sabremos qué diafragma usar, y  si además el flash está colocado siempre a la misma distancia del sujeto no habrá que cambiar la apertura. En algunas cámaras la medición TTL del flash no funciona debidamente con un objetivo invertido, si se quiere trabajar en automático probablemente haya que compensar la exposición. Además con el flash se limita uno de los problemas más comunes en esta disciplina, la trepidación. Un flash convencional suele disparar a 1/700s a plena potencia, al dividirla por ejemplo a ¼ de ésta, la velocidad será de 1/2800s, en la mayoría de los casos suficiente para congelar la escena siempre que la luz ambiental no se deje ver en forma de reflejos, es conveniente ajustar la velocidad de obturación al máximo que permita la cámara para sincronizar con el flash. No está de más usar un monopié o un bean bag cuando sea posible.

Para suavizar la luz del flash y reducir los reflejos exagerados en los insectos es muy aconsejable usar difusores. Existen multitud de modelos comerciales, pero es fácil fabricarlos con papel o plástico blanco translúcido. Una caja de diapositivas semitransparente o blanca puede servir.

Otra posibilidad es el flash anular, su luz es suave y sin sombras, pero a mucha gente le parece poco natural y los reflejos en los ojos de los insectos son circulares, un poco extraños.

En la fotografía macro hay un enemigo constante, la difracción. Al necesitar mucha profundidad de campo se hace imprescindible cerrar mucho el diafragma, digamos de f8 en adelante, y eso trae consigo un fenómeno llamado difracción, que consiste, simplificando mucho, en que los haces de luz se rompen al rozar con las láminas del diafragma creando un halo alrededor de cada punto, como resultado de estos halos se obtiene una imagen difusa, y hay una pérdida de definición en la imagen resultante. Es necesario entonces renunciar a algo de profundidad de campo y averiguar hasta qué diafragma se puede llegar para obtener una calidad aceptable. La difracción aumenta con el uso de tubos de extensión y cuanto menor sea la distancia focal del objetivo. La falta de profundidad de campo se puede compensar encontrando el plano de enfoque adecuado, normalmente el ojo del animal debería quedar a foco y a partir de ahí hay que buscar el ángulo adecuado para mostrar el resto del cuerpo.  En general es bueno usar diafragmas alrededor de f11 y jamás llegar a f22.

Como dice John Shaw en su libro “Closeups in Nature” esta técnica se debería usar solamente en el estudio, dada su dificultad para ser practicada en el campo. Tiene toda la razón, pero hay un factor que no existía en el año 1987, la fotografía digital. Con una réflex digital se simplifica enormemente el trabajo al poder comprobar in situ el resultado y rectificar algún parámetro si es necesario. Además la posibilidad de trabajar en RAW permite un mayor margen en la exposición que la película y en el flujo de trabajo digital se pueden corregir defectos como la aberración cromática y, a veces, la falta de nitidez provocada por la propia naturaleza de las ratios altas.

El gran acercamiento a los invertebrados sólo es viable cuando éstos descansan, comen y, en general, siempre que estén quietos. La aproximación extrema a estos animales se aprende con la práctica. Es aconsejable acercar primero poco a poco la cámara hasta la distancia adecuada y a continuación mirar por el visor para enfocar y encuadrar, siempre procurando no rozar nada en el proceso y actuando con gran sigilo, despacio, muy despacio. Cuando se nota que la trama de sus ojos compuestos están a foco es buen momento para disparar. Muchos insectos como pulgones, chinches,  arañas en su tela, no suelen moverse mucho. Otros, simplemente, son imposibles de fotografiar con este método, o al menos muy difícil. Hay que aprovechar las oportunidades que se nos presentan, a veces no parece que exista ninguna posibilidad y al intentarlo sucede, lo hemos conseguido.

En definitiva:

Ventajas:

-Peso y tamaño

-Coste

-Gran relación de ampliación

Inconvenientes:

-Pérdida del control del diafragma y el autofoco

-Extrema dificultad de uso

-Mínima distancia de enfoque

-Los angulares tienen tendencia a mostrar la difracción a diafragmas muy cerrados.

En comparación con un objetivo macro auténtico, fabricado expresamente para llegar a una ratio de 1:1 sin accesorios, un objetivo invertido puede provocar mucha frustración por la dificultad que conlleva su uso. Sin embargo para alcanzar ratios superiores a 2:1 una vez dominada la técnica de la aproximación, la iluminación y sus peculiaridades, puede ser un buen complemento al resto del equipo. Llevar en la mochila un simple 50 Mm. y un anillo inversor ocupa poquísimo y tal vez aunque la intención del fotógrafo fuera traer a casa bonitos paisajes en su marcha quizás encuentre algún insecto o flor que merezca la pena inmortalizar.

 Nota: Este artículo me lo publicaron en la revista «Visión Salvaje».